Kantar Worldpanel - www.kantarworldpanel.com

Impulsando decisiones conscientes en los consumidores

21/09/2016

El mes pasado, Chile implementó una nueva ley de etiquetado para alertar a los consumidores de forma clara sobre los niveles de azúcar, sodio, calorías y grasas saturadas en productos de consumo masivo.

Esta es la respuesta más reciente a una tendencia mundial en la que la salud y el bienestar se han convertido en un tema central, con el azúcar en la línea de fuego y la obesidad declarada como una emergencia de salud pública en muchos países.

En los últimos años, los gobiernos de varios países han tratado de detener la ola a través de la intervención. México fue el primero, al optar por un impuesto sobre el azúcar a principios de 2014, incrementando los precios de los productos azucarados en un 13.3%, con un éxito limitado. En el primer año, el impuesto afectó negativamente el consumo de las categoría afectadas en aproximadamente un 1.9%. Desde ahí, los datos han demostrado que fue un cambio a corto plazo ya que la gente comenzó a regresar a los productos azucarados, compensando el precio más alto al hacer concesiones en otras canastas.

Nuestro aprendizaje es que el etiquetado parece ser una mejor estrategia en el largo plazo, ya que comprende un elemento educativo que pretende impulsar decisiones conscientes de los consumidores.

Ecuador dio el primer paso hacia una estrategia de etiquetado durante la segunda mitad de 2014. Al igual que en México, tuvo un impacto a corto plazo en la reducción del consumo de categorías específicas (bebidas gaseosas liderando el ranking, seguido de galletas y botanas), pero también salió a la luz el verdadero valor nutricional de las opciones “saludables” del consumidor.

Como ejemplo, el té listo para beber solía ser percibido como una alternativa saludable a las bebidas carbonatadas, a pesar de que su nivel de azúcar es casi idéntico. Sin embargo, una vez que el etiquetado se puso en práctica, la base de clientes de la categoría se redujo en un 15%. Incluso aquellos que decidieron quedarse con la categoría están bebiendo un litro menos cada tres meses: el consumo total se redujo en un 25%.

En las cuatro semanas desde la implementación del etiquetado, el 98% de la población chilena estaba al tanto de las nuevas etiquetas, y tres de cada cuatro personas le prestan atención. Además, la mitad de la población afirma que este cambio ya está impactando su elección productos (particularmente impresionante en comparación con Ecuador, donde sólo el 29% había cambiado su comportamiento).

Los últimos datos de Kantar Worldpanel demuestran la eficacia de la intervención del gobierno.

Los últimos datos de Kantar Worldpanel demuestran la eficacia de la intervención del gobierno.

Author

Cecilia Alva

 

Contact the author
Socializa
Newsletter
Twitter
LinkedIn

Nuestro website utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario.
Al continuar tu navegación, estás aceptando nuestras políticas [Política de cookies]